Helado de VIOLETA, un homenaje a LUIS MARIANO

By | 2017-09-12T12:01:40+00:00 23 mayo, 2014 |

A2
DSC_0001Este año se conmemora el centenario del nacimiento de uno de nuestros artistas más conocidos, LUIS MARIANO. La ciudad de Irun y su comercio se están volcando para conseguir que este acontecimiento tenga la repercusión que nuestro querido cantante se merece. En Papperino hemos querido aportar nuestro granito de arena, haciendo un helado que estuviera a la altura de las circunstancias. Pensando en la canción Violetas Imperiales de Luis Mariano  se nos ocurrió hacer un helado de violetas. En la alta cocina está muy de moda usar flores comestibles y la verdad es que tienen un sabor y aroma muy buenos, pero sobre todo visten los platos con una elegancia y un color exquisitos.

Para elaborar este helado, primero hemos buscado flores de buena calidad y que fueran comestibles, claro está. No todas las flores son aptas para el consumo, tienen que estar cultivadas libres de pesticidas y demás productos químicos que pudieran ser nocivos.

Queremos que sea un helado muy cremoso por lo que hemos decidido usar un poco de queso fresco para mejorar la textura en la boca.DSC_0006

Batimos el queso con crema base ( Leche, azúcar y un estabilizante natural, todo esto previamente pasteurizado) y añadimos unas flores. Hay que dejar que repose un poco para que las flores suelten su perfume.DSC_0011 DSC_0012 DSC_0016Cuando pensamos en violeta, lo primero que nos viene a la cabeza es el color que da nombre a la flor. Desgraciadamente estas flores no tiñen la mezcla por lo que hay que ingeniárselas para conseguir un tono suave violeta. Ningún problema, en Papperino tenemos soluciones para todo. En una batidora ponemos un poco de agua caliente, metemos unas moras y unos pétalos y al batir conseguimos una mezcla que nos dará ese tono que necesitamos.DSC_0008 DSC_0009

Probamos la mezcla y nos gusta el resultado, pero aún le falta un pequeño matiz. Este paso nos lo aconsejaron los cultivadores de las flores (Flores en la Mesa)  y se trata de añadir unas pocas gotas de aroma natural de violeta. De esta manera conseguimos una explosión de sabor que dura y aún después de un rato, podemos percibir matices en nuestra boca.

Ya está todo listo para meter a la mantecadora, esperamos 10-15 minutos a que la máquina haga su magia y obtenemos el tan deseado helado.DSC_0020 DSC_0021 DSC_0022 Solo nos falta decorar el helado. Para ello, hemos decidido usar flores cristalizadas por su atractivo visual y por su sabor único. Es difícil describir el sabor de este helado por lo que os recomiendo que lo probéis. Nos encantaría que nos dierais vuestra opinión para poder mejorarlo.DSC_0019DSC_0026DSC_0002 DSC_0023